NoticiasLaboral

EL RIESGO EMPRESARIAL EN EL ÁMBITO LABORAL Y EL COSTO DE ASUMIRLO

Por 12 febrero, 2020 Sin Comentarios

El pasado 08 de enero de 2020 la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago[1] en el contexto de un recurso de nulidad a propósito de una reclamación judicial por multa de la Dirección del Trabajo, vino a ratificar que los errores empresariales son costos que no pueden ser traspasados al trabajador de forma unilateral, sino que requerirán, en cualquier caso, un pacto previo de autorización.

En la sentencia, se analiza el caso de trabajador que recibe un bono sin que le correspondiese. La empresa, al tomar conocimiento le descuenta la suma de dinero otorgada por este concepto, de forma unilateral y por una suma superior a lo establecido en el artículo 58 inciso 3° del Código del trabajo, esto es “el 15% de la remuneración total del trabajador”, se solicita fiscalización por parte de la Dirección del Trabajo la que termina en una multa por “efectuar deducciones de las remuneraciones sin contar con el acuerdo por escrito entre el empleador y de la trabajadora (…)”.

En este escenario, la Corte de Apelaciones de Santiago, indica que independientemente de la nomenclatura utilizada para efectuar el descuento, lo cierto es que existe un descuento, sin que exista de forma previa un pacto en que el trabajador autorice dichas deducciones o reservas (de acuerdo al mismo artículo 58 inciso 3° del Código del trabajo que establece “sólo con el acuerdo del empleador y el trabajador que deberá contar por escrito, podrán deducirse de las remuneraciones sumas o porcentajes determinados, destinados a efectuar pagos de cualquier naturaleza (…)”. Con todo y a mayor abundancia la Corte estimó que en cualquier caso el monto descontado superaría el límite dispuesto por la ley; resolviendo que, en definitiva, el empleador no puede “justificar (…) su conducta en un error propio, pues aun cuando se trata de un pago erróneo, ello no la habilita para descontar la suma en cuestión sin apego a las normas de orden público que regulan la materia”.

La sentencia analizada y la cada vez más amplia y acuciosa labor de la Dirección del Trabajo en esta materia obliga a las empresas a contar con una asesoría integral y preventiva que permita evitar estos errores de pago o bien ocurridos, lograr legítimamente la devolución por parte del trabajador.


[1] Corte de Apelaciones de Santiago, Sentencia 08 de enero de 2020, Rol 2.128-2019

Dejar un comentario